Ejercicio anaeróbico para adelgazar

Para que nuestra salud cardiovascular pueda mejorar de una manera sana, es necesario que practiquemos los ejercicios anaeróbicos, que son los que nos ayudaran a que no padezcamos de una enfermedad cardiaca. Este tipo de ejercicio son de los que se practican haciendo las actividades de cada día.

Pero el ejercicio anaeróbico se encuentra en el extremo opuesto, su significado textual implica ejercicios sin oxígeno, es decir, sin el aporte del gas esencial para el proceso de obtención de energía realizado por las fibras musculares.

El ejercicio anaeróbico no se basa en la resistencia sino que implican la realización de fuerza frente a un esfuerzo físico.

Todo esto con una dieta equilibrada es ideal si queremos perder peso, según la web comoperderpeso.es.

Características del ejercicio anaeróbico

El ejercicio anaeróbico es la porción inicial de todo ejercicio aeróbico, es decir, mientras que el cuerpo modifica el funcionamiento del sistema cardiovascular para asegurar el correcto aporte de energía y oxígeno a los músculos que se están contrayendo y relajando permanentemente.

En cambio, el funcionamiento anaeróbico es habitual es aquellos ejercicios que se requiere que las masas musculares realicen fuerza, como en el levantamiento de pesas. Frente a un objeto que se requiere realizar un esfuerzo intenso se pone en funcionamiento un sistema de obtención de energía diferente que no se basa en el oxígeno. El cual es muy eficaz por un breve periodo de tiempo, sin el cual, no nos sería posible levantar un objeto pesado de forma rápida, sin una preparación previa.

Todos los ejercicios anaeróbicos tienen las características que deben ser de breve duración porque las fibras musculares que actúan en ese movimiento consumen gran cantidad de energía corporal que se agota muy rápidamente. En caso de no cesar el movimiento de forma voluntaria se podría producir una lesión muscular porque el esfuerzo supera a la capacidad de fuerza muscular.

Obtención de energía en el ejercicio anaeróbico

En todo ejercicio físico durante los primeros diez segundos los músculos utilizan un sistema de energía basado en moléculas de ATP que se encuentran dentro de los mismos. Es muy efectivo pero se agota en escaso tiempo si no se detiene la contracción y relajación muscular. Desde el inicio se va activando un segundo sistema energético basado en el ácido láctico, que de mantenerse por un largo periodo de tiempo contribuye a la aparición de calambres musculares.

Ejemplos de ejercicios anaeróbicos

Las actividades físicas que implican la realización de ejercicios anaeróbicos son el levantamiento de pesas. La halterofilia se basa en la ejercitación de los músculos para desarrollar fuerza en lugar de resistencia. Los deportistas que realizan ejercicios anaeróbicos regulares y están en entrenamiento tienen gran capacidad de levantar pesos elevados, pero presentan un cansancio en un corto periodo de tiempo.

Hay que tener en cuenta que todos los músculos del cuerpo pueden realizar ejercicios anaeróbico o aeróbico según como se ejerciten. No existen músculos programados corporalmente para un tipo de demanda física.

Cada grupo de músculos pueden ser entrenados para una demanda aeróbica, en el caso de correr o andar en bicicleta. En cambio, también pueden realizar ejercicio anaeróbico si se entrenan para empujar gran cantidad de peso.