11 maneras de usar la miel para tener el cabello, piel y uñas hermosas

La miel de abeja es a menudo vista como un edulcorante más saludable, pero puede que se sorprenda al saber que este ingrediente trae toneladas de beneficios para la piel, el cabello y las uñas también. Fabricada por la alquimia de las abejas que recogen el néctar, polen y resina de las flores, la miel puede ayudar a hidratar, combatir el envejecimiento y bacterias invasoras.

Además, esta carga con nutrientes, antioxidantes y compuestos de cura. La próxima vez que estés paseando entre las estanterías de los supermercados, busca la miel natural que no ha sido pasteurizada o tratada térmicamente, pues contienen fitonutrientes antioxidantes más activos y enzimas para obtener mejores beneficios.

miel

Recetas caseras de belleza con miel

Máscara hidratante

La miel es un humectante natural, lo que significa que transfiere la humedad del aire a la piel y asegura que se quede retenida en las capas donde su penetración es más necesaria, y la hidratación, de mayor duración.

Extienda una cucharada de miel cruda sobre la piel limpia, dejando reposar durante 15-20 minutos. Enjuague con agua tibia.

Limpiador de poros

Las enzimas en la miel cruda aclaran la piel y mantienen los poros limpios y más claros. Además, las propiedades antibacterianas de la miel, jojoba o aceite de coco también evitan la acumulación de bacterias que pueden causar desequilibrios en la piel.

Mezcle una cucharada de miel pura con aceite de jojoba o dos cucharadas de aceite de coco hasta que tome consistencia como para aplicársela. Colóquela sobre la piel limpia y seca, masajeando suavemente con movimientos circulares, evitando el contorno de los ojos. Enjuague con agua tibia.

Exfoliador suave

La miel está cargada con antioxidantes, enzimas y otros nutrientes que alimentan, limpian e hidratan la piel. El bicarbonato de sodio, por otro lado, es un exfoliante suave natural que elimina las células muertas de la piel, permitiendo que nuevas células proporcionen una textura radiante.

Mezcle dos cucharadas de miel con una cucharada de bicarbonato de sodio. Humedezca la piel con agua y luego frote suavemente la mezcla en el rostro o cuerpo con movimientos circulares. Enjuague bien.

Minimiza cicatrices

La miel está indicado para aclarar la piel, y sus compuestos anti-inflamatorios y antibacterianos ayuda a reducir la aparición de cicatrices y mejorar la curación y regeneración de tejidos. Las propiedades hidratantes de la miel y el aceite de coco o aceite de oliva también ayudan a revitalizar las células de la piel, mientras que el masaje suave para aumentar la circulación ayuda a la recuperación de la piel y la renovación celular.

Mezcle una cucharadita de miel cruda con aceite de coco o de oliva. Aplique la mezcla en la zona afectada y masajee con los dedos en un movimiento circular durante uno o dos minutos. Coloque un paño caliente sobre la piel, y dejar reposar hasta que se enfríe. Repetir diariamente.

Tratamiento para el acné

La miel contiene propiedades antibacterianas y anti fúngicas que impiden bacterias que causan el acné. Sus propiedades anti-inflamatorias calman el enrojecimiento y la irritación local.

Aplique un poco de miel cruda en las zonas afectadas, y deje reposar durante 10-15 minutos. Enjuague con agua tibia.

Baño de inmersión

La miel no sólo es hidratante, sus antioxidantes reparan la piel y la protegen contra el proceso oxidativo y el daño ambiental.

Mezcle dos cucharadas de miel cruda con una taza de agua caliente hasta que se disuelva. Añadir el agua caliente a la bañera, y disfrutar.

Exfoliante de cutícula

La miel natural está lleno de nutrientes y enzimas para nutrir y sanar la piel, además de ser un humectante natural. El aceite de coco protege, mientras que el ácido acético del vinagre de sidra de manzana suaviza la piel y equilibra el pH para el crecimiento saludable.

Mezcle una cucharadita de miel con una cucharada de vinagre de sidra de manzana y una cucharada de aceite de coco. Frote en la cutícula, y deje reposar de 5 a 10 minutos, luego enjuague.

Acondicionador para el cabello

Las enzimas y nutrientes de la miel cruda da brillo al cabello opaco. El aceite de coco penetra en el cabello para acondicionar y suavizar la cutícula y darle el brillo que usted desea.

Mezcle una cucharada de miel pura con dos cucharadas de aceite de coco. Aplicar cuidadosamente en los dos tercios inferiores de cabello húmedo, comenzando de los extremos hacia la raíz. Deje reposar durante 20 minutos y enjuague bien.

Champú potenciado

Las propiedades humectantes de la miel ayudan a regular y retener la humedad en el cabello, mientras que fortalecen los folículos del pelo para el crecimiento saludable.

Mezcle una cucharadita de miel con una cantidad del tamaño de una moneda con su champú favorito. Lave y jabone normalmente, enjuague bien.

Aclarador de cabello

Una enzima de la miel libera lentamente peróxido de hidrógeno, un ingrediente conocido para aclarar el color del pelo.

Mezcle tres cucharadas de miel con dos cucharadas de agua. Aplique sobre el cabello limpio y húmedo y dejar descansar por una hora. Enjuague bien. Utilice esta receta semanalmente para obtener mejores resultados.

Tratamiento de quemadura solar

La miel restaura la hidratación de las capas más profundas de la piel expuesta al sol. Tanto la miel, como el aloe vera contienen poderosos anti-inflamatorios para aliviar la piel quemada por el sol y ayudar en la recuperación de los tejidos.

Mezcle una parte de miel cruda con dos partes de gel puro de aloe vera. Aplique sobre la piel quemada por el sol.